La dula

(Versión en español al final del relato)

LA MANTEQUILLA

Fa quatre o cinc anys, Vicent de Melchor, un professor de la Universidat de Barcelona que havie comprat casa a Fórnols i allí va viure uns anys com a neo-rural, estave interessat per la nostra llengua i me preguntave cóm los dievem a Fórnols a en algunes coses en les que ell estave interessat. Entre atres me va preguntar com li dievem a la mantequilla.

Jo li vaig contestar que les coses que no existixen no tenen nom i que, quan jo era menut, a Fórnols la mantequilla no existie. Se va quedar com un estaquirot i li vaig tindre que explicar que casi no teníem lleit per al consum directe i, en eixa situació, mal podíem conèixer derivats que només se coneixien i consumien a terrenos de vaques. A Fórnols, la poca lleit que bevíem la munyíem a les cabres. Per a traure-el de la seua ignorància li vaig explicar cóm funcionave, segurament des de la Edat Mija, lo tema de la lleit i de les cabres.

Ramat de cabres

Ramat de cabres

Me va preguntar en qué untàvem lo pa i li vaig explicar que ho faem en manteca de gorrino, que eixíe al fregir les sagineres i, en aquella la grassa, untàvem llesques de pa i li afegíem un pols de sucre. Eixa ere la nostra mantequilla. Tamé se faen unes pastes, les mantecades, a base de manteca de gorrino per a les que ere l’ingredient més important.

LES VAQUES

A Fórnols i a casi totes les viles del Matarranya, en pastos de secà, ere impensable que se pogueren mantindre vaques. Només n’ hi havíe alguna a viles en molt regadiu com Aiguaviva, La Vall del Tormo o Massalió. Des de temps immemorial només podíem contar en la lleit de les cabres.

Ayuda americana

Lleit americana a l’escola

Vam descobrir la mantequilla, a partir de 1953 a consecuencia dels Pactos de Madrid, firmats pels EE.UU i la Espanya de Franco. Allí se va acordar cedir territori per a les bases militars americanes a canvi del suministre de productes americans, per a alimentar una mica millor a la famolenca població espanyola de postguerra.

Dels Estats Units van portar molta lleit en pols, mantequilla i formatge. A totes les escoles públiques d’Espanya, a l’hora del recreo, mos obligaven a beure una tassa de lleit, que no mos agradave gens i repartien a les mares uns pots de formatge i de mantequilla salada, aliments als que tampoc hi estàvem acostumats. Trobavem molt mes bona la lleit de cabra i la manteca de gorrino ensucradeta.

 

LES CABRES I LA DULA

A Fórnols, en aquells temps, hi havie una trentena de ramats molt menuts, entre ovelles i cabres. Les ovelles pasturaven als bancals i les cabres al pinar. Si volies tindre lleit, no teníes mes remei que comprar un parell de cabres, però tota la gent no se podie dedicar a pasturar dos cabres. Per a cobrir eixa necessidat s’havie inventat la dula.

Ere una especie de cooperativa, que pagave a un pastor professional que traïe a pasturar les cabres de tota la gent que no tenie bestiar. Cada matí, a punta de dia, portàvem les cabres al corral de la dula i de nit cada un se les emportave al seu corral per a munyir-les i/o asormar als cabridets que no havien eixit a pasturar al monte.

Corral de bestiar

Corral de bestiar

Lo corral de la dula estave al escomençament del camí del Cantonet, i l’únic pastor de la dula, que jo vaig conèixer, va ser sempre lo tió Cesareo, son pare de Tomás i la Julia Agut, que compartíe eixa faena en la de enterrador.

La Julià i jo erem veïns i, hasta que vam entrar a escola, mos passàvem tot lo dia junts, jugant pel Cantonet. Totes les vesprades esperàvem l’arribada del ramat de la dula i vigilàvem que les cabres no entraren a fer maleses al verger de la tía Carmen, la Cantonera.

La dula se va desfer pels anys 1950-51, i la gent van tindre que repartir les cabres entre els atres pastors de la vila. Així se va perdre una institució que havie resolt, més mal que bé, lo problema del suministre de lleit durant molts siglos.

Font de la Vila IMG_0290

Abeurador de la Font de la Vila

 

Versión en español

LA MANTEQUILLA

Hace cuatro o cinco años, Vicent de Melchor, un profesor de la Universidad de Barcelona que había comprado casa en Fórnoles y allí vivió unos años como neo-rural, estaba interesado por nuestra lengua y me preguntaba cómo llamábamos en Fórnoles a algunas cosas en las que él estaba interesado. Etre otras me preguntó cómo decíamos “mantequilla”.

Yo le respondí que las cosas que no existen no tienen nombre y cuando yo era pequeño en Fórnoles no existía la mantequilla. Quedó muy sorprendido y tuve que explicarle que casi no teníamos leche para el consumo directo y, en esa situación, mal podíamos conocer derivados lácteos que sólo conocían y consumían en terrenos donde abundan las vacas. En Fórnoles, la poca leche que bebíamos se obtenía ordeñando cabras. Para sacarle de su ignorancia le expliqué cómo funcionaba, seguramente desde la Edad Media el tema de la leche y de las cabras.

Me preguntó cómo untábamos el pan y le expliqué que lo hacíamos con manteca de cerdo, que obteníamos friendo el saín del cerdo y con aquella grasa untábamos rebanadas de pan y le añadíamos azúcar espolvoreado. Esa era nuestra mantequilla. Con ella también se hacían unas pastas, las mantecadas, para cuya elaboración la manteca era el ingrediente principal.

LAS VACAS

En Fórnoles y en casi todos los pueblos del Matarraña, con pastos de secano, era impensable que pudieran mantenerse vacas. Sólo había alguna en pueblos con mucha tierra de regadío como Aguaviva, Valdeltormo y Mazaleón. Y desde tiempo inmemorial sólo podíamos contar con la leche de las cabras.

Descubrimos la mantequilla a partir de 1953, como consecuencia de los Pactos de Madrid, firmados por los EE.UU y la España de Franco. Allí se acordó ceder territorio para instalar las bases militares americanas a cambio del suministro de productos americanos para paliar un poco las necesidades de la hambrienta población española de posguerra. De los EE.UU llegó mucha leche en polvo, mantequilla salada y queso. En todas las escuelas públicas de España, a la hora del recreo nos obligaban a beber un vaso de leche que no nos gustaba nada y repartían a las madre unos botes de queso y de mantequilla salada, alimentos a los que tampoco estábamos acostumbrados. Encontrábamos mucho más sabrosas la leche de cabra y la manteca de cerdo azucaradita.

LAS CABRAS Y LA DULA

En Fórnoles en aquellos tiempos había una treintena de rebaños muy pequeños entre ovejas y cabras. Las ovejas pastaban en tierras de cultivo y las cabras en el pinar. Si querías tener leche, no había otro remedio que comprar un par de cabras, pero toda la gente no podía dedicarse a apacentar sus cabras. Para cubrir esa necesidad se había inventado la dula.

La dula era una especie de cooperativa que pagaba a un pastor profesional que apacentaba las cabras de toda la gente que no tenía rebaño propio. Cada mañana, al alba, llevábamos las cabras al corral de la dula y por la noche, cada uno, se las llevaba a su corral para ordeñarlas y amamantar a los cabritos que no habían salido a pacer al monte.

El corral de la dula estaba al principio del camino del Cantonet y el único pastor de la dula, que yo conocí, era el tió Cesáreo, el padre de Tomás y Julia Agut, que compaginaba este trabajo con el de enterrador.

Julia y yo éramos vecinos y, hasta que fuimos a la escuela, pasábamos todo el día juntos jugando por el Cantonet. Todas las tardes esperábamos la llegada del rebaño de la dula y vigilábamos para que las cabras no entrasen y causasen destrozos en el vergel de la tiá Carmen, la Cantonera.

La dula desapareció por los años 1950-1951 y la gente tuvo que repartir sus cabras entre los demás pastores del pueblo. Así se perdió una institución que había resuelto, más mal que bien, el problema del suministro de leche durante muchos siglos.

Anuncios

2 thoughts on “La dula

  1. Excelente relato, Pedro. Yo también tomé esa leche en el cole, en Zaragoza. Geniual “las cosas que no existen no tienen nombre”. no me ha hecho falta la versión castellana. Es mucho más divertida en chapurriau!!

    Un saludo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s